Aceite vegetal de Argán BIO 125 ml. Ver más grande

Aceite vegetal de Argán BIO 125 ml.

LABIATAE



LABI011

Nuevo

Aceite vegetal con extraordinarias propiedades reconocidas. Una auténtica maravilla para rostro, cabello y cuerpo.

Más detalles

17,47 €

Wishlist

métodos de pago online

Más

Marca Labiatae

Formato 125 ml

Propiedades:

CARA Y CUERPO: . Aporta elasticidad, hidratacion intensa, suavidad y luminosidad a la piel. . Estimula la regeneración y renovación celular, con potente efecto antioxidante que previene el envejecimiento prematuro. . Antiséptico, bactericida y fungicida, además de excelente cicatrizante, que se puede usar por tanto, en casos de quemaduras o acné leve, actuando de manera activa en la recuperación/cicatrización de marcas o huellas residuales. . No es comedogenico, a diferencia de otros aceites (no obstruye los poros). . Previene la aparición de estrías.

CABELLO: . Nutre e hidrata en profundidad, aportando brillo y suavidad natural. . Favorece el fortalecimiento y la regeneración capilar, gracias a su alto contenido en lupeol. . Disminuye la caída del cabello. . Combate el encrespamiento y alisa el cabello.

UÑAS: . Fortalece la uñas debilitadas y quebradizas, protegiéndolas de las agresiones externas.

Modo de uso:

Cara: poner unas gotas de aceite en la yema de los dedos y extenderlo con suaves masajes circulares (a diferencia de otros aceites, no engrasa, se absorbe rápidamente y aporta hidratación profunda). En caso de cicatrices debidas a acné, varicela, etc, se pone una gota de aceite en una torunda de algodón y se aplica sobre cada una de las áreas a regenerar.

Uñas: sumergir las uñas en una mezcla de zumo de limón y aceite de Argán a partes iguales, durante unos minutos. Repitiendo este proceso, una vez a la semana, al cabo de varias semanas, se notan los resultados.

Cabello: para nutrir el cabello, fortalecerlo, aportarle brillo y suavidad (sobre todo en el pelo seco y deshidratado), se debe aplicar el aceite en las yemas de los dedos y masajear durante un rato el cuero cabelludo y el pelo, de raíces a puntas (en caso de cabello graso, solo de medias a puntas), después se envuelve media hora en una toalla, previamente calentada, y a continuación, se lava con el champú habitual y se aclara con abundante agua. En el caso de puntas dañadas, se puede aplicar una pequeña cantidad de aceite en las puntas, con el pelo seco y limpio.